IMPORTANTE: LOS DIAS 11 Y 12 DE DICIEMBRE NO HAREMOS DESPACHOS, LOS DESPACHOS PENDIENTES SE HARÁN EL DÍA 13 DE DICIEMBRE

De nuestra colección FÁBULAS presentamos el pañuelo "LA ZORRA Y LAS UVAS VERDES" esta pieza de 90x90 cm es perfecta para hacer hacer todos los tipos de nudos gracias a su longitud extendida , elaborada en 100% seda estampada digitalmente.  Cada pañuelo viene en un hermoso cilindro estampado con nuestra marca.
Aquí les dejamos la fábula para que conozcan la historia.

"La zorra y las Uvas verdes"

Es voz común que a más del mediodía
en ayunas la zorra iba cazando.
Halla una parra, quedase mirando
de la alta vid el fruto que pendía.
Causábale mil ansias y congojas
no alcanzar a las uvas con la garra,
al mostrar a sus dientes la alta parra
negros racimos entre verdes hojas.
Miró, saltó y anduvo en probaduras;
pero vio el imposible ya de fijo.
Entonces fue cuando la zorra dijo:
"¡No las quiero comer!
 ¡No están maduras!"
No por eso te muestres impaciente
si se te frustra, Fabio, algún intento;
aplica bien el cuento
y di: ¡No están maduras!, frescamente.

Pañuelo Grande La zorra y las uvas verdes (90x90 centímetros)
$260.000 $208.000
Envío gratis
Cantidad
Pañuelo Grande La zorra y las uvas verdes (90x90 centímetros) $208.000

De nuestra colección FÁBULAS presentamos el pañuelo "LA ZORRA Y LAS UVAS VERDES" esta pieza de 90x90 cm es perfecta para hacer hacer todos los tipos de nudos gracias a su longitud extendida , elaborada en 100% seda estampada digitalmente.  Cada pañuelo viene en un hermoso cilindro estampado con nuestra marca.
Aquí les dejamos la fábula para que conozcan la historia.

"La zorra y las Uvas verdes"

Es voz común que a más del mediodía
en ayunas la zorra iba cazando.
Halla una parra, quedase mirando
de la alta vid el fruto que pendía.
Causábale mil ansias y congojas
no alcanzar a las uvas con la garra,
al mostrar a sus dientes la alta parra
negros racimos entre verdes hojas.
Miró, saltó y anduvo en probaduras;
pero vio el imposible ya de fijo.
Entonces fue cuando la zorra dijo:
"¡No las quiero comer!
 ¡No están maduras!"
No por eso te muestres impaciente
si se te frustra, Fabio, algún intento;
aplica bien el cuento
y di: ¡No están maduras!, frescamente.